Ir a Página de Inicio
 
  31 de julio de 2000

- Entrevista con Mauricio Orellana, Asesor de la Organización para los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC) y Coordinador de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU) -

"Con el Plan Colombia se consumará la desaparición de los pueblos indígenas"
Miguel Jiménez y Marta Caravantes*

Colombia, desde el punto de vista jurídico, es el país más adelantado en cuanto al reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, estos derechos son vulnerados y los indígenas tienen que enfrentarse al narcotráfico, a la guerrilla, a los paramilitares y al Ejército. Mauricio Orellana, Asesor de la Organización para los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC) y Coordinador de la Asociación Latinoamericana para los Derechos Humanos (ALDHU), advierte que "la situación de los pueblos indígenas en Colombia es una de las más graves a nivel mundial. La presencia de distintos actores armados los han llevado al borde de la desaparición".

¿Cuál es la situación de los pueblos indígenas en Colombia?

Los indígenas representan el 1,7% de la población y están asentados en las zonas más importantes de la economía colombiana. En nuestro informe, "Genocidio y Etnocidio de los Pueblos Indígenas", demostramos que los departamentos con presencia indígena están duramente afectados por el conflicto armado. Los pueblos indígenas con menos de 500 habitantes están prácticamente desaparecidos. Para que puedan subsistir se necesitarían, al menos, tres generaciones y un acompañamiento integral. En Colombia no hay ni el 10% del acompañamiento que debería haber para los pueblos que ya están en situación grave.

¿Cuál son sus propuestas para alcanzar la paz y el respeto de los derechos de los pueblos indígenas?
El proceso de paz tiene que ser como un cesto que se teje día a día. Podía proponerse a los actores armados que firmen acuerdos progresivos, mínimos y previos, porque en Colombia no ha habido todavía ni un sólo gesto humanitario por ninguna de las partes. Los actores armados deben hacerse responsables de lo que les ocurra a los indígenas, porque han sido asesinados miles de dirigentes y nadie ha dicho nada. El movimiento indígena ha sido completamente decapitado. También se debe respetar su autonomía, hay que sacar el conflicto de las zonas indígenas y eliminar su implicación forzosa. Y para que estos acuerdos funcionen es necesario también un comité de vigilancia.

¿Qué interés estratégico poseen las zonas donde viven los pueblos indígenas?
El interés estratégico está ligado a la inmediatez del Plan Colombia y a la cantidad enorme de riquezas que existe en la Amazonía colombiana: petróleo, uranio, etc. Los "resguardos" -lugares reservados para los pueblos indígenas- ocupan una importante parte del país. Por eso se han convertido en el primer objetivo de los beligerantes.

¿Qué denuncias han realizado sobre las agresiones del Ejército a los indígenas?

El Ejército se desplaza libremente por los "resguardos" aunque la Constitución lo prohibe. Es responsable de torturas y ejecuciones extrajudiciales, de reclutamientos forzosos, de violaciones de mujeres indígenas, de utilización de niños para actividades de inteligencia, de uso de minas antipersonales y del consumo de los pocos recursos a disposición de estos pueblos.

Además del Ejército, también han denunciado las agresiones de las FARC.

Cada mes se producen masacres de indígenas a manos de la guerrilla. La última fue cometida en el contexto de una ceremonia, los guías espirituales fueron asesinados y aún hoy desconocemos su paradero. Las FARC tienen 60 frentes en todo el país, de los cuales 21 están en la Amazonía y han provocado el desplazamiento masivo de familias indígenas. Esto añadido a que los indígenas son los más pobres de entre los pobres, y que son discriminados de forma extrema, los sitúa en una posición horrible.

Para los indígenas, ¿tienen la misma significación la guerrilla y el Ejército?

Sí, ambos se visten y los agreden de manera semejante, llevan el mismo tipo de armas y tratan de seducirlos para que se incorporen a sus filas, ideologizándolos o comprándolos; y si esto no funciona, se utiliza el terror. Hemos recogido testimonios de indígenas que van a combatir completamente drogados. También reclutan a la fuerza a jóvenes indígenas que conocen la Amazonía y saben sobrevivir en un ambiente hostil para los soldados urbanos. De ahí se produce la "ruptura generacional" que tiene como consecuencia que en las comunidades indígenas sólo queden niños, viejos y mujeres. Además, tanto las FARC como el Ejército, utilizan a los indígenas como escudos humanos, a familias y a comunidades enteras.

¿Qué efectos negativos conllevará el Plan Colombia para los pueblos indígenas?

La consumación de su desaparición. La omnipresencia estadounidense y la imposición de esta manera de abordar el problema del narcotráfico es genocidiaria para los indígenas. Lo que no significa que EEUU deba eludir su responsabilidad en la crisis que afecta a Colombia. Si su objetivo prioritario es acabar con el narcotráfico es necesario saber que sólo el 5% de los toxicómanos en EEUU son cocainómanos. Entonces deberían adoptarse otras medidas porque si la coca no les llega desde Colombia, les llegará de Asia o de otro lugar, o será sustituida por otras sustancias. Con el Plan Colombia se está acelerando una situación de altísima peligrosidad, no sólo de los indígenas, sino de la sociedad civil colombiana. Los esfuerzos de la comunidad internacional deberían ser favorables a una política de Derechos Humanos, y no a una política de guerra. En el Putumayo (frontera entre Ecuador y Perú) hay bombardeos y fumigaciones indiscriminados por parte de la iniciativa de lucha contra el narcotráfico del Gobierno, con el apoyo estadounidense. Hemos recogido testimonios de niños indígenas fuertemente afectados psicológicamente, y por enfermedades a nivel respiratorio y de piel, enfermedades que desconocían, por esas fumigaciones que igual destruyen la hoja de coca, como una serie de elementos fundamentales para la supervivencia de los pueblos indígenas.

En las actuales negociaciones de paz en Colombia, ¿no cree que se ha excluido a la sociedad civil y a los pueblos indígenas?

Las FARC añaden a su nombre las siglas EP, Ejército Popular, ¿cuándo les dio el pueblo ese derecho? Lo mismo ocurre en cuanto al Ejército nacional. ¿Quién representa a Colombia? Mientras tanto, la sociedad civil y los pueblos indígenas son espectadores del diálogo entre ellos y están ausentes de las agendas de las negociaciones. Este es un error muy grave, y es la prueba de que los indígenas colombianos han sido víctimas de un larguísimo proceso de discriminación histórica. Teniendo en cuenta que una gran parte de la economía de Colombia reposa en recursos que se encuentran zonas indígenas no es creíble que los actores armados afirmen que no saben lo que está ocurriendo. Son totalmente conscientes de que ese largo proceso de discriminación indígena y esto va a continuar. Al Gobierno se le acaban los argumentos porque el bienestar de los 40 millones de colombianos reside en la explotación de los recursos petrolíferos que existen en los "resguardos", reside en el sacrificio del pueblo U´wa. Los pueblos U´wa ven la explotación petrolífera como sinónimo de muerte. Por eso se debe tener un respeto a esta diversidad del país que reconoce la propia Constitución.

¿Cómo valoraría desde la perspectiva indígena el papel de EEUU a través del plan Colombia?

Creo que se trata de otra manera de consolidar su presencia en lo que consideran su primera zona de influencia. Colombia es un país riquísimo en biodiversidad, pero los dueños de esta biodiversidad son los indígenas. A mi juicio EEUU utiliza el discurso de la lucha contra el narcotráfico para consolidar una presencia inamovible en la región. Desde ahí controlará lo que pasa en Brasil, Ecuador, Venezuela, etc. La primera baza que tenemos los países de América Latina es esa biodiversidad, la creación misma del oxígeno; y esta baza se nos está yendo de las manos, nos la están quitando.

Fuente: Centro de colaboraciones solidarias