Ir a Página de Inicio
 
  26 de Marzo del 2002

Impactos ambientales en el territorio mapuche y la consolidacion etnocida y ecocida de la politica de estado

Invasión de monocultivos de empresas forestales

La pérdida sistemática del territorio Mapuche que alcanzaba los casi 11 millones de hectáreas por el lado chileno (sin incluir el territorio histórico de la nación Mapuche, que comprendía gran parte del lado argentino), producto de la invasión militar del Estado chileno desde el 1º de enero de 1883, se inicia el despojo violento de las tierras con la pérdida de casi el 95% del territorio.

Casi un siglo después, en 1973, los dominios eran aún menores, situación que se agravó durante la dictadura militar de Pinochet, pues el territorio fue reducido aún más, principalmente por el traspaso a particulares y empresas forestales.

Esta situación se consolida en la dictadura militar con posterioridad al 1975 hasta nuestros días, la actividad forestal se inserta en un modelo económico sobre explotador del territorio histórico mapuche. La red - agua - vegetación se encuentra gravemente afectada y sistemáticamente aumentan los daños provocados por las plantaciones del pino y eucalipto ante el desequilibrio ambiental ocasionado por la erosión progresiva del suelo, alteración de los regímenes hídricos y una creciente contaminación, situación que obliga a las emigraciones mapuches desde las comunidades rurales.

El avance de la invasión forestal de monocultivos de especies entre la VIII, IX y X Regiones, donde la población mapuche supera largamente los 337.000 habitantes en estas zonas (censo 1992 - según este censo el total de población mapuche en Chile es de 928.060) trae consigo el etnocidio territorial Mapuche. La falta de tierras, la destrucción cultural y ambiental en el ecosistema de las comunidades colindantes con las plantaciones, hace que muchos se levanten en su autodefensa. Territorialidades han despertado para evitar el exterminio, sin embargo el poder económico de las empresas, bajo el fomento y protección del Estado chileno reprimen toda movilización mapuche por medio de los tribunales, policía y acciones de terceros.
Centenares de detenidos, procesados y condenados; decenas de heridos; miles de movilizados, es el saldo y resultado de múltiples movilizaciones mapuche para recuperar el terreno usurpado y frenar el cáncer verde de las empresas forestales, pero por el contrario las forestales según sus propias fuentes al año 1996 ocupaban una extensión de 2.118.840 hectáreas a nivel País.; y 1.495.760 hectáreas en el territorio histórico - mapuche (entre la VIII, IX y X Regiones).

Importantes dirigentes y autoridades territoriales mapuche como Víctor Ancalaf, Francisco Llanca, Ariel Tori, Gastón Ailla, de Collipulli; Marcelo Catrillanca de Ercilla; Aniceto Norin y Pascual Pichún de Traiguén, entre muchos otros, son víctimas de la represión del Estado y de la manipulación de las empresas forestales chilenas y de particulares poderosos, enfrentado hoy numerosos procesos judiciales y encarcelaciones.
En la actualidad, la invasión territorial aumenta notablemente en estas regiones, como asimismo el sistemático etnocidio bajo el amparo, complicidad y promoción del Estado chileno, quien bajo la configuración de una ideología neo colonialista ha promovido un sistema mercantil, con valores unicista y genocida culturalmente, ejercida por "el bien salvaje" siendo sus resultados incluso más atroces que los de una exterminación física, causando la destrucción ambiental, como son la pérdida de las aguas por la succión de ellas que hacen los monocultivos; la contaminación de ellas y de las tierras por el uso irracional y descontrolado de químicos a través de fumicidas, plaguicidas y herbicidas; el desgaste de la capa vegetal y erosión de la tierra producto de la tala industrial a gran escala.

Hoy ante esta situación, es el propio Estado y estos grupos de poder de la sociedad chilena quienes han estigmatizado la situación Mapuche como un conflicto , etiquetándolo como un problema, un obstáculo para el desarrollo y el progreso, sin embargo son las mismas comunidades las que levantan su voz en auxilio para una nueva propuesta de relación y de avance, para frenar el capitalismo depredador en pro de una sociedad humana más justa y equilibrada". "El Pueblo Mapuche tiene mucho que aportar a la sociedad occidental consumista y autodestructiva y es justamente la visión cultural, cosmositiva y filosófica del mapuche lo que aparece como señales de esperanzas, no solamente para el occidentalismo chileno, sino como un grano de arena para la humanidad.

La invasión forestal en el territorio histórico mapuche es la consolidación de un etnocidio y por ende el despojo implícito de las territorialidades.

Esta situación no es solo responsabilidad de Chile, ya que existe una gran cantidad de Países cómplices a través de la compra de estas maderas en la importación. Bélgica, Holanda, Inglaterra, principales compradores en Europa; Estados Unidos en norteamerica; Japón en Asia, compradores potenciales que no han considerado en lo absoluto la violación a los Derechos Humanos en contra de las comunidades Mapuche. Sin lugar a dudas también son responsables.

Basurales en tierras mapuche

Idéntica situación ocasiona los basurales en la IX Región, más del 70% de ellos se encuentran en tierras mapuche. comunidades rurales se han convertido en el depóstito de la basura de los no mapuche.
Contaminación ambiental, daño a la salud, contaminación de las aguas, contaminación de las napas subterráneas, alteración de los sistemas de vida, violación a los patrimonios culturales mapuche y lugares sagrados, son las consecuencias del funcionamiento de basurales o denominados rellenos sanitarios, los que son mayoritariamente administrados por las Municipalidades comunales.

Un solo ejemplo de ellos, es el basural Boyeco, de la comuna de Temuco, quien recibe un depósito de 6.700 toneladas mensuales de basura. Viene funcionando a metros de casas, de una escuela pública con más de 135 niños mapuche, con un estero absolutamente contaminado.

Sin embargo las autoridades del gobierno regional aprobaron la ampliación de su funcionamiento hasta el año 2025.

Esto es racismo y etnocidio. Obligan a las comunidades a irse de sus tierras y obligan a los cambios culturales.

Alfredo Seguel
Agrupación Konapewman
Organización de jóvenes técnicos y profesionales IX Región
Comunidades en conflictos ambientales IX Región
Fuente: www.rebelion.org