Ir a Página de Inicio
 
 

EL PUEBLO SAHARAUI

BREVE HISTORIA DEL
TERRITORIO Y SU PUEBLO

La historia del pueblo de Sanhaja Bereber y sangre Árabe que habita el Sáhara Occidental se retorna siglos atrás en el tiempo. En el siglo XI, una confederación de tribus, los "Sanhaja con velo", formaban el Estado Almorávide. Los almorávides eran Sanhaja devotos(morávides) que dejaron el Sáhara para ir hacia el norte donde conquistaron Marruecos. Entonces hubo un cisma; una parte volvió al sur al desierto mientras la otra cruzó el Mediterráneo, invadió Andalucía, estableciendo en España, así como en el Magreb actual. Fundaron Marraquech y otras ciudades y hubo una gran explosión cultural durante su reinado.
Sin embargo, perdieron el contacto con su país de origen y su antigua forma de vida. Los ancestros directos de los actuales Saharauis fueron tribus que venían del Yemen en el s. XV. Cruzaron el Norte de África y se establecieron eventualmente en la región del Sáhara Occidental. En los siglos siguientes hubo desacuerdos entre estas tribus y cualquier recién llegada, ya que han sido siempre fuertemente independientes. La situación se estabilizó en el siglo XVIII cuando Saguia el-Hamra se conoció como la "Tierra de los Santos", un centro de aprendizaje y misticidad, que atrajo gente en busca de conocimientos profundos y vastos.
Debido a las escasas e irregulares precipitaciones, la región sólo fue habitada por tribus nómadas. Vivían con rebaños que pastaban y cultivos donde era posible. Su religión era el Islám, su ley se basaba en las costumbres y el Corán. Etnicamente y culturalmente eran distintos de las poblaciones situadas alrededor de ellos, se movían a través del desierto en unas rutas más o menos regulares, establecidas por estaciones, pozos, fuentes. No conocían fronteras.
Hacia el final del siglo XVI, el Sultán de Marruecos, Ahmad al Mansor, envió una expedición a conquistar Timbuctú. Su motivación era económica: el deseo por la sal junto con la compra de oro y plata. Esta expedición, que siguió una ruta regular de caravanas, tuvo una gran influencia en la región. Sin embargo, fue efímera, y los descendientes fueron rápidamente absorbidos por la población local. Durante casi un siglo Timbuctú pagó tributo a Marruecos, y luego se terminó. Hubo contactos a lo largo de los siglos: regligiosos, culturales y lazos personales, pero fueron esporádicos y en ningún momento constituyeron lazos de soberanía territorial entre Marruecos y el Sáhara Occidental. Ésto puede ser observado con claridad en los términos del Tratado de Marrraquech firmado en 1767: Su Majestad Imperial (de Marruecos) se abstiene de expresar una opinión respecto al comercio que Su Majestad Católica (de España) desea establecer al sur del río Nun, ya que Él no puede tomar responsabilidades por accidentes y desgracias, porque Su dominación no llega tan lejos ... .
Hacia el Norte desde Santa Cruz, Su Majestad Imperial otorga a los Guanches (Islas Canarias) y los Españoles los derechos a pescar sin autorización de ninguna otra nación para ello."
La Sociedad Saharaui, como muchas otras en África en aquel momento, era una sociedad tribal, pero tenía algunas características específicas. Por ejemplo, estaba gobernada por la Asamblea de los Cuarenta, cada uno de los cuales representaba una de las Tribus Saharauis (ésto contrasta con lo de sus vecinos, por ejemplo Marruecos, donde había una monarquía hereditaria con poderes absolutos o Mauritania, donde era la tribu más fuerte la que imponía tributos a las más débiles y, en general, las dominaba).
Cada Tribu Saharaui se dividía entre subtribus que tenían tanta autonomía que la historia colonial española la describe como una forma de vivir "en completa anarquía". Ésto no era así, ya que la sociedad tribal estaba tan organizada como unidad que de hecho tenían "kafirs", que eran los representantes oficiales para las tribus en Argelia, Marruecos y Mauritania.
Durante el siglo XIX, la relaciones con España se limitaron en su mayoría a cuestiones sobre pesca (pescadores de las Islas Canarias): de hecho, el interés español en el territorio estaba principalmente determinado por su deseo de proteger el Achipiélago Canario. De tarde en tarde, España era forzada a negociar con los jefes de la zona para que devolvieran a los marineros. En 1884, para asegurar su dominación, España proclamó un protectorado desde Cabo Blanco a Cabo Bojador. En 1885, en la Conferencia de Berlín, que estableció el reparto de África entre las fuerzas europeas, ratificando esta proclamación.
Los Saharauis se opusieron fieramente a las Fuerzas Españolas.
Mientras tanto, Francia se había convertido en la potencia dominante en el Noroeste de África y deseaba extender sus posesiones aún más lejos. En 1886, se iniciaron las negociaciones para definir las fronteras entre las zonas Francesa y Española. Éstas continuaron hasta 1900, cuando el primer tratado secreto Franco-Español fue firmado, para continuar con otros acuerdos secretos posteriores en 1904 y 1912.
Hubo una intensa resistencia, incluso contra la invasión francesa, que pretendía llevar a Malainin, un jefe de considerable prestigio, desde Mauritania hasta el Sáhara Occidental, donde encabezaría una coalición de tribus de Mauritania, Wadi Dahab y Saguia el-Hamra. En 1905 pidió al Sultán de Marruecos que apoyase la resistencia de la tribu en la Yihad (guerra santa) contra los invasores.
Aparte de buenas palabras, la ayuda se limitó al préstamo de algunas armas. Enfrentados con la débil oposición de Marruecos a los invasores (el monarca había aceptado el Imperialismo Francés), Malainin, renovó las hazañas de los Almorávides, y se volvió contra el Rey marroquí. Marraquech fue conquistada, pero los guerreros fueron parados en su marcha a Fez en 1910 por el Ejército francés que se había establecido en Marruecos (de hecho, en 1912 el Protectorado francés sólo se firmó). Francia, con el control de Marruecos, intensificó su ofensiva militar en Mauritania. Numerosas incursiones se realizan dentro de Saguia el Hamra y Francia se vengó posteriormente del Sheikh Malainin y su hijo, Al Hiba.
Las luchas continuaron hasta 1936. Desde Wadi Dahab y Saguia el Hamra habían resistido, durante 40 años, todos los intentos de pacificación, Francia amenazó a España en 1934 con que ocuparía estos territorios.
Esta amenaza diplomática llevó a una cooperación militar Franco-Española para destruir el movimiento de resistencia que había en el Norte de Mauritania y en todo el "Sáhara Español". España así toma posesión de hecho de su "colonia" en 1936.
 La cooperación entre Francia, España y Marruecos culminó, en 1958, con la acción militar conocida como Operación Ecouvillon. Los luchadores Saharauis, que habían apoyado a los Marroquíes (y también a los Maurtianos y a los Argelinos) en su proceso de liberación contra Francia, les pidió apoyo en su lucha de liberación contra la continuación del dominio español. Los marroquíes ayudaron a los Saharauis pero sin convicción y entonces los traicionaron, cortaron sus suministros y municiones. Como resultado, España recompensó a Marruecos con la provincia actual de Tarfaya, al sur de la frontera marroquí, que estuvo hasta entonces bajo dominación española y habitada por Saharauis.
EL TERRITORIO EN EL PERIODO DE DESCOLONIZACION
Durante los años 50 y 60, mientras muchos países africanos iniciaban su acceso a su independencia política, la cuestión del Sáhara Español era prioritaria en la agenda de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1965. El argumento para la liberación del territorio se basaba - como en muchos casos análogos - sobre la Resolución 1514 (XV) de 1960 de la Asamblea General de NU, la Declaración de Reconocimiento de Independencia de los Países y Pueblos Colonizados. La resolución 1965 estableció el matiz de muchas resoluciones subsecuentes aprobadas sobre la cuestión del Sáhara, ambas por la Asamblea General de NU y por otras reuniones internacionales, especialmente la Conferencia de Países No-Alineados y la Organización para la Unidad Africana.
La Asamblea General de NU comienza a pedir al Gobierno español la celebración de un referéndum de Autodeterminación para el Sáhara Occidental.
 
Después de 1958, se realizaron manifestaciones esporádicas contra la Dominación española, pero fue en 1967 cuando la lucha se vuelve organizada con la creación del Movimiento para la Liberación del Sáhara. Una campaña intensiva para movilizar al Pueblo Saharaui en nombre de su independencia llevó a una masiva manifestación, en 1970, contra los esfuerzos del poder colonial por convertir al Sáhara en una provincia española. El Gobierno Español reaccionó masacrando a los manifestantes y disolviendo el movimiento de liberación.
El 10 de Mayo de 1973, el Congreso Constituivo para el Frente por la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, conocido como el Frente POLISARIO, fue constituido.
La internacionalización
En 1974 España elabora el último censo de población saharaui en el marco de los preparativos del referendum que la ONU venía exigiendo desde la década de los 60. El censo arroja una población de 74.902 personas.
El 20 Agosto de 1974 España anuncia un referéndum de autodeterminación para el 1er Semestre de 1975. El Rey de Marruecos se opuso a la opción de independencia del territorio del Sahara, y con el Presidente mauritano Ould Dad-dah, se propuso el reparto de la colonia española.
 
Entre España y los saharauis se interponian los intereses de Hassan II. La anexión del Sáhara Occidental por parte de Marruecos respondía a intereses económicos y nacionalistas: la construcción de un Imperio Cherifiano, que se extendería hasta las orillas del rio Senegal.
Marruecos y Mauritania en un intento de evitar la celebración del referéndum en las fechas previstas llevaron el caso al Tribunal Internacional de Justicia. El dictamen fue rotundo:
Nunca existieron vinculos de soberanía entre Marruecos o Mauritania y el Sáhara Español.
La parte más espectacular de la estrategia desplegada por Marruecos fue la denominada "Marcha Verde". Se trataba de una invasión "pacífica" del Sáhara por 350.000 voluntarios civiles marroquís. El momento de realización de dicha "Marcha Verde" (noviembre del 1975) coincidía con la agonía de Franco que implicaba una epoca de debilidad para la dictadura. Por ello el gobierno español no dudó en ceder ante las presiones de Hassan II y abandonar a sus protegidos frente al invasor. Por los acuerdos de Madrid del 14 de Noviembre, España cedió su soberanía sobre el Sáhara a Marruecos (dos tercios del territorio) y Mauritania (el resto) no sin antes intentar salvaguardar parte de sus intereses económicos. La salida de España fue seguida por la invasión militar por el ejército marroquí que se preparaba desde hacia meses en coordinación con Mauritania. España facilita la operación y cede a los invasores la información que tenía sobre los movimientos de oposición.
El Frente POLISARIO organizó la lucha de resistencia frente a los invasores. Mientras, las mujeres y todos aquellos que no tenian edad para llevar armas huyeron, organizando campamentos de refugiados. Tuvieron que atravesar el desierto en condiciones extremas: a pie, sin alimentos, con terribles variaciones climáticas diurnas. Muchos murieron en el camino. Finalmente unas 200000 personas ( sobre los 300000 h. del Sáhara ) quedaron en los campos de refugiados.
En una primera etapa de la guerra, el Frente Polisario estuvo a punto de dar un vuelco a la situación, llegando a controlar las tres cuartas partes del territorio. Puntos importantes de estos años fueron la proclamación de la Repúbica Arabe Saharaui Democrática, la RASD, hoy reconocida por 76 paises, en febrero de 1976 y la retirada de los mauritanos tras su derrota en 1979.
Los intereses políticos y económicos occidentales en Marruecos son grandes. La mitad del capital marroquí está en manos de Francia y Estados Unidos. La ideologia del Frente POLISARIO no dejaba tampoco lugar a dudas. Por ello, a partir de 1979, gracias a la ayuda externa, Marruecos consigue afirmar su dominio militar sobre todo el Sáhara occidental obligando al POLISARIO a trasladar sus bases militares a las zonas limítrofes de Argelia. Mientras en la zona ocupada continua la resistencia.
En un intento de acabar con la guerra, la ONU y la OUA elaboraron en 1991 un Plan de Paz que fue aceptado por el gobierno marroquí y el Frente Polisario. Se creó la MINURSO (Misión de Naciones Unidas para el Referendum del Sáhara Occidental). El Plan de Paz debía culminar el 26 de Enero del 1992 con la celebración de un referendum de autodeterminación. Este referendum no se ha celebrado por las repetidos incumplimientos de Marruecos, en particular por la intención marroquí de incluir en el censo electoral a unos cien mil colonos.

Fuente: http://www.arrakis.es/~saharagr/hist.htm