Ir a Página de Inicio
 
   

El G-7 es culpable de traicionar compromisos con Africa

Prensa Latina

El enviado especial de ONU para el VIH/SIDA en Africa sostuvo,  en declaraciones realizadas el 11 de febrero,  que ese continente ha sido traicionado en los compromisos de ayuda exterior y cancelación de la deuda y la promesa de un nuevo régimen de comercio internacional.

Stephen Lewis sometió a dura crítica al Grupo de las siete naciones más desarrolladas (G-7) por fallar una vez más con la cancelación de la deuda externa africana en su reciente reunión de ministros de finanzas en el Reino Unido.

"Fue un tropiezo devastador para el continente", dijo en Ottawa, Canadá, en ocasión de iniciarse allí la campaña "hacer de la pobreza historia".

De los dos mil millones de personas que viven en absoluta pobreza, cerca de la mitad se encuentra en Africa, y junto al VIH/SIDA, constituyen la combinación más mortal del planeta, enfatizó el funcionario.

Indicó que sin embargo desde 1970 a 2002, los países más pobres de la región recibieron 298 mil dólares en crédito, pero tuvieron que pagar con intereses 298 mil millones de dólares, con lo que quedaron debiendo más de 200 mil millones.

Pese a la iniciativa de la ONU en favor de los países pobres muy endeudados, al final el G-7 acometió sólo reducciones bilaterales y dejó que las instituciones financieras internacionales mantuvieran la destructiva carga de la deuda en Africa.

Lewis calificó de "amarga decepción" los resultados de la reunión del G-7 el fin de semana, en la que Estados Unidos y el Reino Unidos discreparon sobre la cuestión, Canadá con ambos y las alternativas presentadas por Francia y Japón fueron rechazados por el resto.

Cuando el Reino Unido habla de cancelación lo que promete es un pago parcial del servicio por 10 años, lo que implica el retorno de la carga, en un posición parecida a la de Canadá.

Las palabras de cancelación de Estados Unidos se acompañan siempre de "numerosas e inaceptables condiciones", puntualizó en el análisis.

Comentó que en cambio han cancelado sin esfuerzo la enorme deuda iraquí y ofrecieron una moratoria en los servicios a los países devastados por los tsunamis.

"Pero cuando se trata de Africa, por nunca jamás", manifestó con malestar.

En su opinión de eliminarse el servicio de la deuda, los países del continente tendrían un significativo empuje para remediar la pobreza, o poner a la niñez en la escuela, o adquirir medios para luchar contra la malaria y el SIDA.

"Las vidas de millones de africanos cuelgan en la balanza", señaló, tras expresar que el mundo espera un cambio de actitud del G-7 cuando vuelva a reunirse en julio en Gleneagles, Escocia.


Fuente: www.rebelion.org