Ir a Página de Inicio
 
  AGRICULTURA-GRAN BRETAÑA:
Gobierno empieza a huir de Frankenstein

Sanjay Suri

LONDRES, 29 sep (IPS) - El gobierno de Gran Bretaña comienza a acomodar el cuerpo tras constatar que la mayoría del público se opone al cultivo de transgénicos.
Un complejo proceso de consulta pública patrocinado por el gobierno de Tony Blair mostró que 54 por ciento de los británicos se opone a la producción de cultivos genéticamente modificados, un hecho que influirá en el debate que al respecto desarrolla la Unión Europea (UE).

"El estudio muestra un gran problema político para el gobierno británico, pues muchos de sus miembros están muy entusiasmados con los transgénicos. Ahora les resultará muy difícil alentar la comercialización de esos productos", dijo a IPS el activista Doug Parr, de la organización ambientalista Greenpeace Internacional.

La oposición del público a los transgénicos hace prever también una colisión con Estados Unidos, que ha ejercido "una presión considerable" para que Gran Bretaña acepte tales cultivos, como lo ha hecho con Egipto, Filipinas, Sri Lanka "y muchos otros" países, dijo Parr.

El activista sostuvo que Londres está a la vanguardia europea en materia de estudios sobre transgénicos, tanto científicos como de opinión pública, por lo que "jugará un rol significativo en instalar la política de la UE" al respecto.

El gobierno no ha realizado ningún comentario oficial respecto de la consulta. La secretaria de Estado (ministra) de Ambiente, Alimento y Asuntos Rurales, Margaret Beckett, declaró: "Habíamos dicho que escucharíamos, y escucharemos."

El estudio revela que, cuanto más involucrados están los consumidores acerca de los transgénicos, más intensa es su preocupación y más firmes sus actitudes.

También indica que hay escaso apoyo para comercializar cuanto antes productos genéticamente manipulados, y que priva la desconfianza generalizada hacia el gobierno y hacia las compañías multinacionales del sector de la biotecnología.

Se trató de una consulta inédita por su metodología. Los 36.557 participantes contestaron las interrogantes en distintos ámbitos: solos frente a un encuestador, en reuniones abiertas y en grupos de discusión moderados, y tenían la posibilidad de formular preguntas para afinar sus respuestas.

El resultado fue el informe titulado "GM Nation?" ("¿Nación transgénica?", conocido el 24 de este mes.

Cincuenta y cuatro por ciento de los que contestaron afirmaron que no querrían de ningún modo cultivos transgénicos en Gran Bretaña. Dieciocho por ciento indicaron que lo aceptarían si no hubiera riesgo de contaminación de otros cultivos, y 13 por ciento que deseaban más investigaciones antes de que se tomara una decisión.

Solo dos por ciento contestaron que los cutlivos transgénicos eran aceptables "en cualquier circunstancia". Ocho por ciento respondieron que les satisfacía ingerir esos productos, ante 86 por ciento que respondieron lo contrario.

El estudio indicó que las actitudes en torno de los transgénicos se afianzan en los consumidores que cuentan con más información al respecto, tanto favorables como contrarios a estos cultivos.

El gobierno de Blair "debería presentar resistencia a Estados Unidos y a la presión corporativa, respetar los hallazgos de su propia consulta y descartar la comercialización de cultivos transgénicos", dijo el activista Pete Riley, de la organización ambientalista Amigos de la Tierra Internacional.

Mientras, el Departamento (ministerio) de Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales indicó que "el gobierno no está a favor ni en contra de los transgénicos. Tiene la mente genuinamente abierta y quiere tomar una decisión respaldada por la información y por evidencia adecuada".

El debate, agregó, "fue realizado lejos del gobierno y por una junta independiente".

La consulta fue ordenada por el Departaamento de Ambiente, el de Comercio y los gobiernos de Escocia, Gales e Irlanda del Norte.

La UE decidirá el año próximo si autorizará el cultivo de transgénicos. La consulta fue considerada un gran revés para la compañía estadounidense Monsanto, a la vanguardia del desarrollo de semillas transgénicas, y para Washington, que le brindó abierto apoyo a la empres.

El resultado del estudio será publicado formalmente el 16 de octubre, y entonces será considerado porun comité del gobierno.

*****
+Departmento de Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, en inglés (http://www.defra.gov.uk)
+Amigos de la Tierra Internacional de Gran Bretaña, en inglés (http://www.foe.co.uk)
+Greenpeace Internacional Gran Bretaña, en inglés (http://www.greenpeace.org.uk)

(FIN/IPS/tra-eng/ss/raj/mj/dv en/03 (FIN/
Información proporcionada por Miguel Grinberg (http://webs.sinectis.com.ar/ecomultiversidad/)2003)