Ir a Página de Inicio
 
 

¡Hasta la vista!

Walt Whitman



Para concluir, anuncio lo que vendrá luego de mí.
Recuerdo haber dicho, cuando mis hojas aún no habían
brotado,
Que elevaría mi voz jocunda y sonora para referirme a
las consumaciones.

Cuando América haya cumplido con lo prometido,
Cuando caminen por estos Estados cien millones de
personas espléndidas,
Cuando el resto abra paso a las personas espléndidas y
contribuya a ellas,
Cuando linajes de madres perfectas sean el signo de
América,
Yo y los míos habremos alcanzado nuestra debida fructificación.

Me abrí paso por mí mismo,
Canté al cuerpo y el alma, a la guerra y la paz, entoné
las canciones de la vida y la muerte,
Y las canciones del nacimiento, y mostré que hay
muchos nacimientos.

Propuse mi propio estilo a todos, con paso confiado
recorrí mi trayecto;
En pleno goce aún, musito, ¡Hasta la vista!,
Y tomo por última vez entre las mías la mano de la
mujer y el hombre jóvenes.

Anuncio el surgimiento de personas carentes de artificio,
Anuncio el triunfo de la justicia,
Anuncio la libertad e igualdad sin concesiones,
Anuncio que el candor será justificado y que el orgullo
será justificado.

Anuncio que la identidad de estos Estados será una
sola identidad,
Anuncio que la Unión será cada vez más compacta,
indisoluble,
Anuncio majestades y esplendores que volverán
insignificante toda la política anterior del mundo.

Anuncio la adhesividad, digo que será ilimitada y no
conocerá ataduras,
Digo que tu habrás de encontrar el amigo que buscas.

Anuncio la llegada de un hombre o de una mujer, tal vez
lo seas tú (¡Hasta la vista!),
Anuncio al gran individuo, fluido como la Naturaleza,
casto, afectuoso, compasivo, bien pertrechado.

Anuncio una vida pródiga, vehemente, espiritual, osada,
Anuncio un fin que enfrentará despreocupado y alegre
su traslación.

Anuncio millones de jóvenes con dulzura en la sangre,
gigantescos y hermosos,
Anuncio una raza de salvajes y espléndidos ancianos.

............................................

¿Hay algo más, que me demoro y me detengo y me
arrastro tendido con la boca abierta?
¿Hay una palabra final de despedida?

Mis cantos cesan, yo los abandono,
Por detrás de la pantalla que me ocultaba aparezco en
persona y avanzo hacia ti.

Camarada, esto no es un libro,
Quien esto toca, toca a un hombre.

 

Fuente: http://webs.sinectis.com.ar/ecomultiversidad/poesia.html