Ir a Página de Inicio
 
 

CUENTOS Y RELATOS

PREFERENCIAS...

"Como suele ocurrir en la vida, las cosas mas complejas tienen una sencilla solución...
Un experto asesor de empresas en Gestion del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Saco de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo coloco sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y pregunto:

"¿Cuantas piedras piensan que caben en el frasco? "

Despues de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezo a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego pregunto: "¿Está lleno?"

Todo el mundo lo miró y asintió.
Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agito. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió la pregunta: "¿Está lleno?"

Esta vez los oyentes dudaron: "Tal vez no, contestaron."

Bien! y puso en la mesa un cubo con arena que comenzo a volcar en el frasco.La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava.
"¿Está lleno?" preguntó de nuevo. "¡No!" - exclamaron los asistentes.

" Bien" - dijo y tomó una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco.
El frasco aun no rebosaba. "Bueno. ¿Qué hemos demostrado?" preguntó.
Un alumno respondió: "Que no importa lo llena que esté la agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer muchas mas cosas".
"¡No!" - concluyó el experto, lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después.
"¿Cuales son las grandes piedras en tu vida? Tus hijos, tus amigos, tus sueños, tu salud, la persona amada...!!!. Recuerda: ponlas primero. El resto ya encontrará su lugar."

Autor desconocido


EL AMOR Y LA LOCURA

Cuentan que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando El ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, LA LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

¿Vamos a jugar al escondite?

LA INTRIGA levantó la ceja intrigada y LA CURIOSIDAD, sin poder contenerse preguntó:
¿Al escondite? ¿Y cómo es eso?

Es un juego - Explicó La LOCURA, en que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes que encuentre ocupará mi lugar para continuar el juego.

El ENTUSIASMO bailó secundado por La EUFORIA, La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a La DUDA, e incluso a LA APATÍA, a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar, La VERDAD prefirió no esconderse. ¿Para qué?, Si al final siempre la hallaban, y La SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo lo que le molestaba era que la idea no hubiese sido de ella) y La COBARDÍA prefirió no arriesgarse...

Uno, dos, tres... comenzó a contar La LOCURA.

La primera en esconderse fue La PEREZA, que como siempre se dejó caer tras la primera piedra del camino.

La FE subió al cielo y La ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto.

La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse, cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos, que sí ¿un lago cristalino? Ideal para La BELLEZA. Que sí la ¿hendidura de un árbol? Perfecto para La TIMIDEZ. Que sí el ¿vuelo de la mariposa? Lo mejor para La VOLUPTOSIDAD.
Que sí ¿una ráfaga de viento? Magnifico para La LIBERTAD. Así terminó por ocultarse en un rayito de sol.

El EGOISMO, en cambio encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo...pero sólo para él. La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (mentira, en realidad se escondió detrás del arco iris) y La PASIÓN y El DESEO en el centro de los volcanes. El OLVIDO... seme olvidó donde se escondió... pero eso no es lo importante

Cuando La LOCURA contaba 999.999, EL AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado. Hasta que divisó un rosal y enternecido decidió esconderse entre sus flores.

Un millón- contó La LOCURA y comenzó a buscar. La primera en aparecer fue LA PEREZA sólo a tres pasos de una piedra. Después se escuchó La FE discutiendo con Dios en el cielo sobre Teología y La PASIÓN y El DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes. En un descuido encontró a La ENVIDIA y claro, así pudo deducir donde estaba El TRIUNFO. El EGOISMO no tuvo ni que buscarlo. Él sólito salió disparado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas.

De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a La BELLEZA y con La DUDA resulto más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún de que lado esconderse. Así fue encontrando a todos,
EL TALENTO entre la hierba fresca, a La ANGUSTIA en una oscura cueva, a La MENTIRA detrás del arco iris... (mentira, si ella estaba en el fondo del océano) y hasta El OLVIDO...que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite, pero sólo El AMOR no aparecía por ningún sitio. La LOCURA buscó detrás de cada árbol bajo, cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y cuando estaba por darse por vencido divisó un rosal y las rosas... Y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escucho. Las espinas habían herido en los ojos al AMOR;

La LOCURA no sabía que hacer para disculparse, lloró, rogó, imploró, pidió perdón y hasta prometió ser su lazarillo. Desde entonces; desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra:

EL AMOR ES CIEGO Y LA LOCURA SIEMPRE LO ACOMPAÑA. Junto con La PASIÓN y El DESEO vibrando en los volcanes.


Autor Desconocido


VENTANA SOBRE LA UTOPIA

Ella está en el horizonte,
-dice Fernando Birri-
Me acerco dos pasos,
ella se aleja dos pasos.
Camino diez pasos
y el horizonte
queda diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine,
nunca la alcanzaré.
¿Para qué sirve la utopía?
Para eso sirve: para caminar.

Eduardo Galeano


Decía un profeta al que su discípulo le hizo notar que ya no le escuchaba nadie: "Maestro si no te escucha nadie, porque nadie quiere seguir tus enseñanzas y todos te han dado la espalda y siguen a lo suyo sin querer cambiar ¿porqué sigues predicando?" "Para que ellos no me cambien a mí" respondió.

Autor desconocido



UN COLIBRI EN UNA RAMA

¿Cuánto pesa un copo de nieve?... preguntaba un colibrí a una paloma
La paloma respondió: nada, y el colibrí le contó:
Me posé en una rama de pino, cerca de su tronco. Empezaba a nevar. Como no tenía nada que hacer empecé a contar los copos mientras caían sobre las ramas de mi tronco. El número exacto fue de 3.741.952. Cuando cayó el siguiente copo (sin peso, como dices) la rama se rompió.
Dicho esto, el colibrí levantó el vuelo.
Quizá tan solo sea necesaria la colaboración de una persona más para que la solidaridad se abra camino en el mundo

Kurt Kauter

EL MUNDO

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta, contó que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.
- El mundo es eso; reveló-. Un montón de gente, un mar de fuegos.
Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Eduardo Galeano


EL ASTRONOMO

A la sombra del templo vimos un amigo
mío y yo a un ciego que estaba allí
sentado a solas. Mi amigo dijo:
"Mira, ahí tienes al hombre
más sabio de la tierra".
Me separé de mi amigo,
me acerqué al ciego, le saludé
y nos pusimos a hablar los dos.
Cuando hubo pasado un rato, le dije:
Perdona mi pregunta,
-¿Desde cuando eres ciego?.
"Desde que nací", me contestó.
-¿Qué sendero de sabiduría sigues?, le dije.
"Soy astrónomo", contestó.
Y poniéndose las manos en el pecho, añadió:
"Sí, contemplo todos los soles,
todas las lunas y todas las estrellas
que tengo aquí dentro"

Khalil Gibran


VUELTA A CASA

- Hay tres estadios en el desarrollo espiritual, dijo el Maestro- el carnal, el espiritual y el divino.
-¿Cuál es el estadio carnal? Preguntaron los discípulos.
- Es cuando se ven los árboles como árboles y las montañas como montañas.
-¿Y el espiritual?
- Es cuando uno mira las cosas con mayor profundidad, y entonces los árboles ya no son árboles ni las montañas son montañas.
-¿Y el divino?
-¡Ah! Eso ya es la Iluminación, dijo el Maestro, soltando una risita: Es cuando los árboles vuelven a ser árboles y las montañas vuelven a ser montañas.

A. De Mello