Ir a Página de Inicio
 
 
INTELIGENCIA ARTIFICIAL

POR THOMAS HARDY

100001101010100110100100101101001011010100110100001101010101101001011010
101001101010110100001101011101011010001010110100100101101000011010100110

100001101010110100001101011010100011110

(IA: Inteligencia Artificial)

 
 
Letra

I
N
T
E
L
I
G
E
N
C
I
A
=
=
=
=
=
=
=
=
=
=
=
=
=
=
Nº Alfabeto

8
14
21
5
12
8
7
5
14
3
8
1
  Binario

1000
1110
10101
101
1100
1000
111
101
1110
11
1000
1
  Binario Expandido

10000
1010100
10010010
10010
10100
10000
101010
10010
1010100
1010
10000
10
 


A
R
T
I
F
I
C
I
A
L

1
Espacio
Stop

=
=
=
=
=
=
=
=
=
=

=
=
=

1
19
21
8
6
8
3
8
1
12

10
1110
11110
 
1
10011
10101
1000
110
1000
11
1000
1
1100




 
10
10001010
10010010
10000
10100
10000
1010
10000
10
101000




 

Introducción

En esos momentos de contemplación, nos damos cuenta que estamos sumergidos en un mundo de máquinas. Máquinas no sólo de "carne y huesos", sino que también acompañadas de sus respectivas "mentes".

Despertadores, refrigeradores, tostadores, calefactores, ventiladores con termostato, exprimidores, televisores, equipos de música, microondas, celulares, videos, cámaras de todo tipo, cajeros automáticos, scanners, impresoras, autos, metros, aviones, naves, satélites, bases espaciales, sin contar todos los materiales de las áreas científicas tales como la medicina o ingenierías diversas, y por supuesto, el factor común: "el computador", sea lo que pueda ser, el cómo funcione y sobre todo, sea lo que podría llegar a ser. Pero: ¿Qué son todas estas máquinas? o debería preguntarse ¿quiénes son todas estas máquinas?

¿Es el hombre el "creador" de todo este arsenal? ¿entiende sus creaciones? Tal vez el hombre sólo haya descubierto lo que "ya estaba allí" (Penrose 1989). Quizás Dios sólo haya descubierto al hombre ¿qué entiende Dios del hombre después de todo? puede que lo único que haya creado el hombre sea Dios. Es decir ¿cuánto puede entender el hombre de sus creaciones, o sus descubrimientos, y por ende, de todas estas máquinas?

En todo caso, no hay porque alarmarse, puesto que por el momento se trata sólo de máquinas, aunque les otorguemos muy a menudo adjetivos calificativos propios del hombre. Sin embargo, esto de las mentes de las máquinas, asimilado a una cierta forma de vida, a suscitado grán interés en esta últimas décadas. Tal vez esto no sea más que asuntos de intelectuales conceptualizadores, formalizadores, y que al fin y al cabo, los computadores no sean nunca más de lo que piensan los consumidores comunes y corrientes: aparatos con los cuales uno se encariña (o se enerva) sólo porque nos son definitivamente muy útiles y porque nos acompañan en muchas tareas cotidianas.

A pesar de esto último, la cuestión de poder o no reproducir, incluso mejorar, la inteligencia humana por medio de artefactos, esconde más de algún tema de interés.

La misma noción de inteligencia es una noción ambigua y fuente de numerosas discordias filosóficas. ¿Qué es la inteligencia? ¿es una característica propia del hombre? ¿es la facultad de razonar, aquella de aprender y de usar un saber, o aquella de percibir y manipular objetos del mundo real? ¿cómo distinguir entre inteligencia e instinto? ¿cuál es la parte de lo innato y de lo adquirido?

Del libro, "La nueva mente del emperador", del físico matemático Roger Penrose (premio Wolff con Stephen Hawking) y de un artículo del filósofo americano John R. Searl, publicado en la revista científica francesa, "La Recherche", entre los más destacables, surgen varias de las preguntas más actualizadas y relevantes en materia de conceptos alrededor de la inteligencia artificial, y que son principalmente las siguientes:

¿Puede tener mente un computador?
¿Existen realmente las mentes?
Y si existen:
¿En qué medida dependen de las estructuras físicas a las que están asociadas?
¿Podrían existir (o existen) mentes independientemente de tales estructuras?
¿O son simplemente los modos de funcionar de (ciertos tipos apropiados) de estructuras físicas?
¿Es necesario que las estructuras relevantes sean de naturaleza biológica (cerebros) o podrían también estar asociadas con componentes electrónicos?
¿Dónde reside el hogar de nuestra conciencia?
¿Cómo los procesos neurobiológicos del cerebro causan el fenómeno de la conciencia?
¿En que consiste la búsqueda científica del alma?

Es en este sentido, que la ciencia llamada inteligencia artificial (IA, 1956), se ha dado por objetivo el estudio y el análisis del comportamiento humano. De esta manera, las aplicaciones de la IA se sitúan principalmente en la simulación de actividades intelectuales del hombre. Es decir, imitar por medio de máquinas, normalmente electrónicas, tantas actividades mentales como sea posible, y quizás llegar a mejorar las capacidades humanas en estos aspectos. El tema de la Inteligencia Artificial ha inclusive suscitado teorías según las cuales la relación del cuerpo al espíritu sería del orden de la relación del computador a sus programas.

La inteligencia artificial no se limita por lo tanto al sistema de datos de tipo numérico, como el de los computadores actuales. Su campo es mucho más extenso y se puede ilustrar a través de tres importantes puntos de vista:

· Aquellos que sostienen que es posible realizar "dispositivos realmente pensantes", punto de vista llamado la IA fuerte,
· Otros que piensan que es posible simular estados mentales - sin ser estados mentales - de nuestro cerebro por medio de computadores, punto de vista llamado IA débil,
· y finalmente los "dualistas", quienes dan por separada - muy en resumidas cuentas - la dimensión del cuerpo y del espíritu, y que de esa manera, existirán "juicios de verdad" a los cuales los computadores no tendrán nunca acceso.

La inteligencia artificial se ha transformado en una ciencia importante, sino fascinante, puesto que los temas que abarca atraen a una amplia variedad de disciplinas. Muchos matemáticos, físicos, biólogos y filósofos esencialmente, convergen hacia el problema del cerebro y la conciencia.

Este artículo tiene como objetivo hacer una presentación de los propósitos y problemas que plantea la IA y dar un esbozo de algunos de sus contenidos temáticos. Para estos efectos, transitaremos, lo más didácticamente posible, por varios ámbitos tales como las definiciones de la IA, su historia, el test y las máquinas de Turing, concepto-Padre de nuestros computadores de hoy, los algoritmos, algo de matemáticas, la cámara china de Searl, los mismos computadores, el cerebro, el sistema nervioso y la conciencia.