Ir a Página de Inicio
 
  El punto de vista de John Searl - La Cámara China

Una de las dificultades es el contexto intelectual actual, que nos encomienda de aceptar de una manera demasiado literal la comparación entre espíritu y computador: ¿es el cerebro un computador y el espíritu consciente un programa informático?

Un computador es por definición un aparato capaz de manipular símbolos representados bajo la forma de 0s y 1s, aunque cualquier otro símbolo serviría. El cálculo definido como tal, se reduce a una serie de operaciones estrictamente sintácticas. Sabemos por lo tanto, por experiencia, que la actividad del espíritu no se reduce a la manipulación de símbolos formales, los espíritus tienen contenidos. Cuando pensamos en castellano, por ejemplo, las palabras que atraviesan nuestro espíritu no son únicamente símbolos formales no interpretados, también sabemos lo que significan. Las palabras tienen para nosotros un significado o un contenido semántico. El espíritu, no se reduce a un programa informático puesto que los símbolos formales de un programa de computador no pueden en ellos mismos garantizar la presencia de un contenido semántico que interviene en la actividad del espíritu.

Para ilustrar este punto, imagínese tratando de realizar las diferentes etapas de un programa que permita responder a preguntas en una lengua que le es totalmente desconocida. Usted no entiende el chino, imagínese entonces que se encuentra encerrado en una cámara (pieza) llena de cajas que contienen signos chinos (las bases de datos). Usted recibe pequeñas cantidades de signos chinos (las preguntas en chino) y busca en un libro de reglas (el programa) lo que se supone debe de hacer. Realiza ciertas operaciones con los signos en función de las reglas (las etapas indicadas en el programa o el algoritmo) y envía de vuelta pequeñas cantidades de signos a las personas situadas fuera de la cámara (las respuestas a la preguntas). Usted se encuentra por lo tanto en la situación de un computador aplicando un programa para responder a preguntas en chino. Pero eso no cambia nada en el hecho de que usted no entiende una sola palabra de chino.

Conclusión: si usted no puede comprender el chino únicamente a partir de la aplicación de un programa de computador para comprender el chino, ocurre exactamente con cualquier computador numérico aplicando el mismo programa, puesto que ningún computador dispone, en esas condiciones, de capacidades que no sean aquellas de las cuales dispone usted mismo.

Este argumento, conocido hoy bajo el nombre de "argumento de la cámara china", se basa en un razonamiento simple de tres etapas:

1 Los programas efectúan operaciones sintácticas.
2 El espíritu pone en juego contenidos semánticos.
3 Las operaciones sintácticas son diferentes de los contenidos semánticos e insuficientes en ellas mismas para alcanzar un nivel semántico.

En consecuencia, los programas informáticos no son espíritus.

Cerebro Humano - Computador

El cerebro humano dispone de 20.000.000.000 celulas nerviosas llamadas neuronas. El tamaño de cada una de ellas es de aproximativamente 0,00000005 cm3. Cada impulsión eléctrica que ataca esas celulas dura 0,001 segundo. El funcionamiento de esas células se hace en paralelo.

El computador actual está constituido de circuitos integrados (VLSI) de un tamaño de 0,0001 cm3. Cada impulsión eléctrica dura aproximadamente 0,000000001 segundo. El funcionamiento es secuencial.

El cerebro humano es 1000 veces mas denso que un computador,
pero también 1000 veces más lento.


Cerebro Humano
Computador
Lento
Rapido
Razonamiento Inductivo
Razonamiento Deductivo
Impreciso
Preciso
Perceptivo
No Perceptivo
Olvida
Memoria a Largo Plazo
Creativo
No Creativo
Emoción
Sin Emoción
Aprende
Programado
Electroquímico
Eléctrico

A la búsqueda científica del alma - El cerebro y la consciencia

Tal como lo plantea la inteligencia artificial, se trata de imitar el comportamiento humano bajo sus más numerosos aspectos, en vísperas de superarlo. No menos interesante es que, para saber si una de estas máquinas terminará, o no, pensando como un ser humano, es necesario ir a explorar en nuestros mismos cerebros. Así, la IA aparece como una ciencia a la "búsqueda científica del alma o del hogar de la conciencia", a partir de, por lo menos, dos aproximaciones:


Es decir, de la pregunta: ¿puede tener mente un computador? pasamos a ¿cómo puede el ser humano pensar, sentir, percibir? o ¿de qué manera exactamente, los procesos neurobiológicos del cerebro causan el fenómeno de la conciencia?

Circuitos - Cerebrales

La inmensa variedad de estímulos que nos afectan, como cuando probamos un vino, miramos el cielo, sentimos el olor de una rosa o escuchamos un concierto, pone en marcha una serie de procesos neurobiológicos que son la causa de estados subjetivos internos, unificados, ordenados y coherentes de conciencia o de sensación. Pero ¿qué pasa exactamente entre el momento en que nuestros receptores son invadidos por los estímulos y el momento de la experimentación de la conciencia? y ¿de qué manera los procesos intermedios causan los estados conscientes?

Dichos procesos se producen a nivel microscópico de las sinapsis, de las neuronas, de las redes neuronales y de conjuntos celulares. Nuestra vida consciente está determinada por esos procesos elementales, pero no tenemos hoy una idea precisa de su funcionamiento.

La unidad estructural y funcional del sistema nervioso de todos los animales multicelulares es la neurona. Tradicionalmente, una neurona se describe como constituida de tres partes: Axón, cuerpo celular y dendrita. Cada neurona recibe señales por medio de las dendritas, que luego procesa en su cuerpo celular para, a su vez y a través de su axón, enviar una nueva señal a las neuronas siguientes.

Si bien, el sistema nervioso está compuesto de unidades discontinuas, las neuronas, se comporta como un sistema de transmisión continua, lo cual se debe a conexiones funcionales entre las neuronas, llamadas las sinapsis. Una sinapsis es una región en donde una célula (presináptica) se pone en contacto con otra (postsináptica), e influye en ella. Característicamente, la región sináptica del axón presináptico, está llena de cuerpos pequeños redondeados llamados las vesículas sinápticas. Dichas vesículas contienen substancias químicas específicas, llamadas neurotransmisores, que son liberadas cuando el axón es excitado y transmiten la excitación a la célula postsináptica.

La Neurona


Representación de una neurona típica de vertebrado. Los impulsos van de izquierda a derecha.

El proceso es por lo tanto el siguiente: la transmisión eléctrica que proviene del axón pone en marcha la emisión de mediadores químicos en la abertura sináptica, que provoca a su vez una transmisión eléctrica del lado de la dendrita. La célula recibe entonces por medio de sus dendritas todo un conjunto de señales del cual realiza en su cuerpo celular una suma, a partir de la cual va a poder ajustar su tasa de emisión de señales neuronales en dirección de células vecinas.

Las neuronas reciben a la vez señales excitadoras, que incrementan su nivel de activación, y señales inhibidoras que reducen ese mismo nivel. Si bien cada neurona recibe tantas señales excitadoras como inhibidoras, emite sin embargo un sólo tipo de señal a la vez. Según lo que sabemos, una neurona es, salvo raras excepciones, o una neurona excitadora, o una neurona inhibidora.


Los dos principales tipos de sinapsis encontradas en el cerebro:exitadora (A) e inhibidora (B)

Lo que se acaba de describir es la causa del conjunto de nuestros estados concientes. El conjunto de nuestra vida conciente es por lo tanto causado por el comportamiento de neuronas que no hacen más que incrementar o reducir su nivel de activación. Los recuerdos que conservamos, por ejemplo, parecen ser en cierta manera almacenados en las conexiones sinápticas entre las neuronas.

¿Como señales neuronales de naturaleza física, objetiva y cuantificable pueden causar experiencias internas, subjetivas y cualitativas? o más simplemente, ¿como el cerebro asegura el paso de la electroquímica a la sensación ?

¿El Cerebro "aqui" - La consciencia "alla" ?

Los problemas que plantean las ciencias del cerebro son difíciles de resolver: según las estimaciones actuales, el cerebro humano contaría con más de cien mil millones de neuronas. El número de conexiones sinápticas de cada neurona va de 100 a decenas de miles. Esta estructura biológica de una extrema complejidad esta entera agrupada en un volumen más pequeño que una pelota de fútbol. A esas deficultades prácticas de adjuntan varios obtáculos y errores de orden filosófico y teórico que impiden que los problemas sean planteados correctamente. El como los procesos neurobiológicos del cerebro causan el fenómeno de la consciencia está cargado de supuestos filosóficos.

El primer problema serio proviene de la historia de las ideas. En el siglo XVII, Descartes y Galileo establecieron una distinción clara entre la realidad física descrita por la ciencia y la realidad espiritual del alma, que consideraban como fuera del cuadro de la investigación científica. Ese dualismo que distinguía el espíritu consciente de la materia inconsciente tenía una utilidad desde el punto de vista de la investigación científica de la época, puesto que permitía apartar los trabajos de los científicos de la autoridad de la iglesia. Por otra parte, el mundo físico se prestaba a un acercamiento matemático, lo cual no parecía ajustarse al espíritu. Ese dualismo se transformó en un obstáculo en el siglo XIX, puesto que tiene como consecuencia situar la consciencia y otros fenómenos mentales, al exterior de la realidad física ordinaria, y por ende, fuera del ámbito de las ciencias de la naturaleza.

"La hipótesis sorprendente: a la búsqueda científica del alma - Francis Crick, Premio Nobrel de Biología"

""Ustedes", sus felicidades y sus penas, sus recuerdos y sus ambiciones, la idea que se hacen de su identidad personal y de su libre albedrío, no son más que el comportamiento de un gran conjunto de células nerviosas y moléculas asociadas. "

Lo sorprendente viene del simple hecho de que, por una parte, la totalidad de nuestra vida mental está localizada en nuestro cerebro, y por otra parte, por el hecho de que los mecanismos específicos del cerebro, responsables de nuestra vida mental, son neuronas y moléculas asociadas, tales como los neurotransmisores.

Es decir, la especificidad del cerebro toma una forma que sería imposible imaginar a partir de lo que conocemos de la actividad de este órgano. Si tuviéramos que imaginar una máquina orgánica destinada a bombear sangre, seguramente llegaríamos a algo similar a un corazón. Pero si nos tratáramos de imaginar una máquina que produzca conciencia ¿no podríamos exigirnos llegar a cientos de billones de neuronas? Esto sugiere según Searl, considerando la hipótesis de Crick, que todas nuestras experiencias conscientes se explican a través del comportamiento de neuronas y son ellas mismas propiedades emergentes del sistema de neurona.

Una propiedad emergente de un sistema,

es una propiedad que se explica a partir de los elementos de ese sistema, pero que no pertenece propiamente tal a ninguno de los elementos particulares del sistema y no puede explicarse como la simple suma de las propiedades de los elementos del sistema. La liquidez del agua es un buen ejemplo: es en efecto el comportamiento de las moléculas de H2O que explica la liquidez del agua pero, individualmente, esas moléculas no son líquidas.
El simple hecho de reconocer un amigo en medio de una multitud requiere de procesos de una complejidad que excede ampliamente nuestros conocimientos.

Esto último sugiere, que cerebro y conciencia pertenecen a un "mismo mundo", nuestro único mundo, por oposición al dualismo. Esto no significa que el cerebro sea un computador, tal como lo plantea la IA fuerte, sino un órgano como cualquier otro, una máquina orgánica. Esto es el punto de vista de la IA débil, citada anteriormente: la conciencia es causada por procesos neuronales de nivel inferior del cerebro y es ella misma un rasgo del cerebro. Como se trata de un rasgo que resulta de ciertas actividades neuronales, podemos considerarlo como un rasgo emergente del cerebro. Los computadores juegan en el estudio del cerebro un papel comparable al que pueden tener en otras disciplinas. Son extremadamente útiles, en particular para simular los procesos cerebrales, pero la simulación de un estado mental no es un estado mental.

Si los matemáticos no pueden - Menos las Máquinas !

Desde un punto de vista más matemático, hacia los años 1960, John Lucas, un filósofo de Oxford, defendía el punto de vista a partir del cual Gödel, un lógico matemático austríaco, había mostrado que existen, en los sistemas matemáticos, proposiciones que no pueden ser demostradas en el interior de esos sistemas, pero que podemos ver sin embargo que son verdaderas. La consecuencia era que, según Lucas, las capacidades de nuestro entendimiento sobrepasan aquellas de un computador. Un computador utiliza solo algoritmos, es decir series de reglas precisas que definen las étapas que hay que seguir para resolver un problema o demostrar la exactitud de una proposición. Pero ningún algoritmo puede demostrar ciertas proposiciones que percibimos como verdaderas. El conocimiento que tenemos de esas verdades no puede ser por lo tanto de orden algorítmico. Como los computadores no funcionan más que sobre la base de algoritmos, no somos computadores.

Penrose renueva el argumento de Lucas a partir de una elegante versión del teorema de Gödel presentado por primera vez por Turing y generalmente conocido como la demostración del insolucionable problema de la "detención" (de una máquina en proceso de cálculo). De esta manera, ningún computador podrá alcanzar al ser humano en el terreno del razonamiento matemático, puesto que los modelos informáticos no garantizan jucios de verdad.

A raíz de esto último, Penrose es considerado por Searl como un dualista, en el sentido de que tal consideración implicaría que no vivimos en un mundo unificado, pero que existe un mundo mental distinto, que se funda en el mundo físico. Dicho de otra manera, los procesos cerebrales serían la causa de la conciencia como dos cosas distintas, es decir: procesos cerebrales como causas y estados concientes como efecto.

Según Searl, se debería abandonar el dualismo y considerar la conciencia como un fenómeno biológico ordinario, al igual que el crecimiento o la digestión. Existen todavía muchos científicos dualistas que no creen que sea posible dar una explicación causal de la conciencia inscrita en la realidad biológica ordinaria. El ejemplo más célebre es el de Sir John Eccles, neurobiólogo premio Nóbel, para quién el alma sería en realidad reunida por Dios al feto tres semanas antes de la concepción.

Por otra parte, un argumento en contra de la versión matemática anterior, es que el hecho de que nuestro conocimiento de ciertas verdades, no resulte de la aplicación de un algoritmo que demuestre un teorema, no prueba que no utilicemos ningún algoritmo para llegar a esas conclusiones. Es posible que utilicemos procedimientos de cálculo, no destinados a demostrar necesariamente teoremas

Conclusiones

En definitiva, parece ser que la conciencia sea o bien una propiedad emergente de los procesos físicos del cerebro, imitable pero no reproducible, o bien, la conciencia sería una esencia en paralelo a los circuitos neuronales, pero la hipótesis según la cual, el cuerpo sería un hardware y el espíritu un software, o IA fuerte, no aparece muy popular entre los matemáticos, filósofos y biólogos entre otros. Sin embargo, aun si existen demostraciones muy convincentes de la imposiblidad de que un computador pueda tener mente por varios aspectos, quedamos sin embargo sometidos a las sorpresas que nos reservan las tecnologías del mañana, entre las cuales la computación cuántica, y para un furturo no muy lejano. Pero se especula acerca de bio-computación, computación molecular y computación ADN, lo cual no deja de estremecer.

¿Podría un dispositivo de alto grado de complejidad verse beneficiado de propiedades emergentes, al igual que el cerebro? Hay muchas demostraciones que prueban lo contrario y el punto de vista de la IA fuerte no es tan popular. Sin embargo, el grado de complejidad que podrán seguramente alcanzar algunas máquinas, deja espacio para algunas dudas. A veces los avances tecnológicos se escapan de las manos de sus mismos descubridores.

En todo caso, se ignora aun como los procesos cerebrales causan la conciencia. La cuestión del hogar de la conciencia todavía resulta polémica y se encontraría esencialmente acotada en el problema de saber si cerebro y conciencia son o no de un mismo mundo. Los progresos de la Inteligencia Artificial y de la Neurobiología nos dirán más a futuro.

Una afirmación de Louis Pasteur puede ser un buen elemento conclusivo: "…Se pone la materia antes de la vida y se hace la materia existente de toda la eternidad. Quizás el progreso incesante de la ciencia obligará a los sabios, que vivirán dentro de un siglo, de mil años, de diez mil años, a afirmar que la vida ha estado de toda la eternidad y no la materia ¿Quién asegura que dentro de diez mil años no se considerará que es de la vida que se creerá imposible no pasar a la materia?"

IA "Social" - El hombre el Electromañón

Qué moderno es un teléfono celular. Resulta que estoy hablando desde mi barco en alta mar, en plena puesta de sol de un maravilloso día de verano, con mi amigo que se encuentra en el último piso de la torre Eiffel, por una gris mañana de invierno. La modernidad es fascinante, pero eso no impide que el alcance que tenemos de ella sea primitivo.

En cierta manera, lo primitivo de nuestra era, en relación con la tecnología, reside en que la fascinación por las máquinas no nos conduce, en la práctica, a una "fascinación" a lo menos mucho mayor por el ser humano o ser viviente. En este sentido, la investigación propuesta por la IA y las interrogantes que levanta tienden, intrínsecamente, a poner al ser vivo por delante de cualquier máquina, y esto por la misma existencia de aquellas. Súbitamente, las máquinas acercándose cada vez más al hombre, hacen del hombre la máquina perfecta.

De manera transversal, la IA aparece como una visión técnica del hombre frente a sus avances tecnológicos y como una salida a lo primitivo que el hombre puede ser, en relación con él mismo, frente a sus propios descubrimientos.

Ciencia Ficción - Fascinación

Blade Runner/Ridley Scott/1982
"…a principios del siglo XXI, la corporación TYRELL, llevo la evolución de los robots a la fase NEXUS, un ser casi idéntico al humano conocido como un replico. Los replicos NEXUS 6 eran superiores en fuerza y agilidad y cuanto menos equivalentes en inteligencia a los ingenieros genéticos que los crearon. Los replicos se empleaban como esclavos en el espacio en la azarosa exploración y colonización de otros planetas. Después de un sangriento motín realizado por un equipo de combate NEXUS 6 en una de las colonias espaciales, se prohibieron que los replicos habitaran la tierra bajo pena de muerte. Escuadrones especiales de policía: Unidades de Blade Runners, tenian ordenes de tirar a matar a todo replico que se encontrara en la tierra…

A ESTO NO SE LE LLAMO "EJECUCION" SINO "RETIRO"

Las tres leyes de la robótica:

1 Un robot no puede dañar a un ser humano, ni por inacción,permitir que un ser humano sufra daño.

2Un robot debe obedecer las órdenes impartidas por los seres humanos, excepto cuando dichas órdenes estén reñidas con la primera ley.

3 Un robot debe proteger su propia existencia, mientras dicha protección no esté reñida ni con la primera, ni con la segunda ley.

Isaac Asimov, El hombre bicentenario.