Ir a Página de Inicio
 
  Decepcionante cierre de Río+10

Papel Mojado

La Insignia. España, 3 de Septiembre.

Los representantes gubernamentales presentes en la Cumbre de la Tierra firmaron ayer un acuerdo para el desarrollo de energías renovables, según informó Thomas Becker, miembro de la delegación danesa.

La falta de acuerdo al respecto era uno de los principales obstáculos para la adopción de un plan de acción en la Cumbre. No obstante, aunque el texto prevé que se aumente de forma sustancial y urgente el porcentaje de energías renovables, no se han determinado ni los plazos ni las cantidades precisas.

La Unión Europea (UE) pretendía que para el año 2010 el 15% de la producción mundial de energía fuera de carácter renovable. La propuesta contaba con la oposición de Estados Unidos y los países productores de petróleo -incluidos Irán e Irak- así como de muchos miembros del G-77 que cedieron a las presiones de Washington.

Tras conocer el acuerdo, varias organizaciones ecologistas han denunciado la actitud de EEUU, de los miembros de la OPEP y de las grandes empresas petroleras, que en su opinión han conseguido limitar el alcance del pacto.

Un acuerdo decepcionante

Margot Wallstroem, comisaria europea de Medio Ambiente, declaró que el acuerdo alcanzado resulta decepcionante y criticó la actitud de gran parte de los países "en vías de desarrollo", que sabotearon la propuesta inicial de la UE tras las presiones de EEUU. Algunos países latinoamericanos como Brasil apoyaron a la UE, pero el grueso del G-77 se mantuvo fiel a Washington y a la OPEP.

Para Rémi Parmentier, responsable político de Greenpeace, "muchos jefes de Estado hicieron promesas a los pobres sobre desarrollo sostenible, pero han acabado con sus expectativas y esperanzas". El representante de la organización ecologista añadió que la Cumbre se ha cerrado en falso "sin objetivos, ni calendarios ni nada".