Ir a Página de Inicio
 
  11 de Febrero de 2002
CONFERENCIA INTERNACIONAL POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO

La Habana, 27 al 29 de enero del 2003

El 28 de enero del 2003 se cumplirá el 150 aniversario del natalicio de José Martí, figura cimera de la historia americana, quien, por la universalidad de su pensamiento, su obra y objetivos de su proyecto político-social, es también una personalidad de trascendencia mundial.

La celebración de esa efeméride, al tiempo que nos impulsa a hurgar en la historia, obliga también a pensar los desafíos de hoy a partir de la cosmovisión martiana, en la cual encontramos, sin dudas, un inmenso caudal de ideas para comprender mejor el mundo actual y trabajar por transformarlo en función de los intereses supremos de la humanidad.

Colofón del programa de actividades que se están desarrollando en todos los países para recordar esa conmemoración, será la Conferencia Internacional POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO, que habrá de efectuarse del 27 al 29 de enero del 2003, en el Palacio de Convenciones de La Habana, cuenta con el coauspicio de la UNESCO, la Organización de Estados Iberoamericanos y numerosos organismos y organizaciones internacionales, universidades y otras instituciones. Este evento tiene como propósito reunir a intelectuales de las más diversas corrientes de pensamiento, disciplinas, instituciones y países, conjuntamente con estudiosos e interesados en la vida y la obra de José Martí, identificados por preocupaciones comunes derivadas de los problemas y retos que enfrenta la humanidad.

Martí recogió en su obra lo mejor de la cultura de origen hispánico, lo reelaboró, le dio carácter americano y amplió su universalidad, a la vez que asumió como propia la autoctonía, las tradiciones y las culturas de las poblaciones aborígenes de América (incluyendo las del negro, llamado "indígena subrogado"), a las que identificó como partes sustantivas del ser latinoamericano y caribeño. Conoció, divulgó e integró los valores culturales de numerosos pueblos en los más diversos lugares de la geografía mundial. Estudió en Europa, vivió y trabajó en diferentes repúblicas de la América Latina y el Caribe, y pasó un largo destierro en los Estados Unidos, país que conoció y describió con profundidad que aún hoy asombra. Fue periodista, representante diplomático de naciones latinoamericanas, maestro y traductor. En ese peregrinar produjo una vasta obra literaria (poesía, obras de teatro, novelas, crítica literaria, crónicas, cuentos y narraciones para niños, discursos, un amplio epistolario y numerosos ensayos sobre los más diversos temas sociales, económicos y políticos) que lo confirman como uno de los autores cumbres de las letras hispánicas. A la vez, consagró su existencia a organizar y liderar las luchas para conquistar la independencia de Cuba y fomentar la de Puerto Rico, delineando la construcción de una República que, como él mismo afirmara, debía ser con todos, y para el bien de todos, lo cual sólo tiene sentido si se comprende en el contexto de otra de las sentencias que definen el sentido de su vida y su compromiso supremo con la justicia social: "con los pobres de la tierra quiero yo mi suerte echar".

Condenó las pretensiones de dominación de los países económica y militarmente poderosos y convocó a la mayor unidad de los pueblos de Nuestra América, como hijos de una misma historia y herencia cultural. Su compromiso vital con la independencia de Cuba y con la integración latinoamericana y caribeña no limitó su visión y proyección universales, claramente determinadas en su afirmación de que "patria es humanidad".

La identificación de la cultura y la educación como componentes medulares de la identidad y el alma de los pueblos, hace del texto martiano un fuerte argumento en la batalla de ideas que se libra hoy; la lucha por la preservación del patrimonio y la diversidad cultural, la erradicación de la pobreza, la educación para todos y el libre acceso a la cultura universal, al decir de Martí, como una condición indispensable para ejercer la libertad. Célebre es su afirmación de que "ser cultos es el único modo de ser libres". Igualmente relevantes son sus tempranos pronunciamientos por el desarrollo económico con equidad y el cuidado del medio ambiente en pleno siglo XIX, cuando estas cuestiones apenas constituían temas fundamentales de preocupación para la humanidad.

Basten esas someras referencias para confirmar el alto nivel de coincidencia con los paradigmas y grandes propósitos que mueven hoy a lo mejor del pensamiento universal, a los hombres y mujeres de buena voluntad, comprometidos con la construcción de un mundo en equilibrio, diverso, educado, culto, ecológicamente sustentable y socialmente justo, interdependiente y a la vez respetuoso de la soberanía de las naciones; comprometidos en la lucha por modificar el rumbo actual de la globalización y despojarla de las tendencias hegemonizadoras y excluyentes que la acompañan.

En la obra de José Martí hay una diversidad de claves y motivaciones para avanzar en esos propósitos, además de que a partir de ella se puede conectar con lo mejor del pensamiento cultural y social de Iberoamérica, el Caribe y el resto del mundo.

El siglo que ha concluído realizó aportes trascendentes, pero ha dejado un gigantesco déficit moral y ético en la vida espiritual que está a la vista de todos. Es imprescindible situar la cultura y la inteligencia en lo más alto de la escala del saber y del sentir. La Historia ha demostrado con suficiente claridad que no basta con la ciencia y la razón fría, son indispensables la cultura, la espiritualidad y los valores éticos del ser humano, presentes en lo más rico de la tradición utópica.

La Conferencia Internacional POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDO se propone precisamente dar lugar a la más amplia reflexión y debate sobre estos temas, y aspira a contribuir a la conformación de un pensamiento que permita enfrentar los complejos y variados desafíos sociales del siglo XXI.

El recuerdo de José Martí, con su amor por la Humanidad, su grandeza de ideales, su democratismo irreductible, su múltiple legado y la vigencia de su pensamiento, crea las condiciones propicias para ese empeño.

La Habana, 28 de enero del 2002

Comité Organizador de la Conferencia Internacional
POR EL EQUILIBRIO DEL MUNDOTEMATICAS FUNDAMENTALES DE LA CONFERENCIA

:I.- Los desequilibrios económicos
- El proyecto de modernización globalizante
- El conflicto Norte
- Sur y la llamada recolonización "pacífica" del mundo
-El Grupo de los 7 y los intentos de remodelación del sistema de dominación mundial
-Las políticas económicas neoliberales y sus efectos
-Los instrumentos de control y dominio del gran capital
-El papel del capital especulativo y la crisis económica mundial
-La supuesta defensa del medio ambiente como instrumento de exclusión tecnológica y comercial
-Los reales peligros y afectaciones crecientes al medio ambiente y al elemento principal de éste: el ser humano.
-Carácter y consecuencias de la política hegemónica de los Estados Unidos ante los desafíos que tiene la humanidad en el siglo XXI. Opciones ante estos desafíos.

II- Los desequilibrios sociales
-El aumento de la polarización social y la restricción del consumo para las grandes masas
-Las formas actuales de dominación sobre los sectores marginados: trabajadores, campesinos pobres y medios, mujeres, negros, pueblos indígenas y otros grupos.
-La discriminación racial, la discriminación de los inmigrantes y la intolerancia religiosa.
-La sobrevivencia ante los problemas del medio ambiente y los efectos de la globalización
-Los conflictos de las identidades ante las tendencias homogenizadoras.
-La práctica limitada y excluyente de los derechos humanos.
-Las democracias restringidas y el mundo unipolar.
-La exclusión en el acceso a las nuevas tecnologías y a la ciencia de punta.

III. Los desequilibrios en la cultura y en las ideas
-Los instrumentos de dominación cultural: la homogenización
-El totalitarismo informativo en la formación de la opinión pública
-Las tecnologías y la ciencia como instrumentos mercantiles de dominación y exclusión
-La creación artística y literaria como industria globalizada
-La lógica del mercado y la ganancia maximizada como base del pensamiento único hegemónico
-La deformación de la educación: exclusión, formación únicamente para el mercado y afirmación del pensamiento único.
-Las acciones belicistas como política y el irrespeto a la soberanía de las naciones. La llamada intervención humanitaria.IV. José Martí: figura histórica y literaria.
-Rescate y depuración de los textos martianos. La edición crítica de su obra.
-Aportes realizados para el estudio de la vida de José Martí y la relación con las artes, la literatura, la pedagogía y sus contextos.
-Análisis de su obra literaria. La renovación de la lengua y de las letras hispánicas. La transgresión de los géneros y estilos. La construcción literaria de la realidad. Letras nuevas para un mundo nuevo.
-Martí y las literaturas no hispánicas.Los aportes martianos a la traducción.
-El pensamiento literario y artístico y el sistema de la cultura.
-Martí y la literatura cubana.
-Recepción y universalización de su conocimiento y de su pensamiento liberador. La imagen de Martí en los medios de difusión.
-Nexos de su ideario y cosmovisión con el pensamiento universal.
-Esencia y vigencia del ideario martiano.

V. José Martí y el equilibrio del mundo
-Búsqueda y construcción de una nueva utopía social
-Crítica de la dominación transnacional y neocolonial
-Derecho de las colonias a la independencia. El caso de Puerto Rico.
-Rescate y recreación del humanismo y de la utopía socialista
-Democratización y pensamiento de emancipación
-El derecho a iguales oportunidades: el acceso a la educación, a la cultura, a los servicios de salud, a la información.
-El derecho a un desarrollo con equidad
-Los valores humanistas: ética para la liberación y el desarrollo
-José Martí y las acciones prácticas para el equilibrio del mundo: la lucha contra la globalización neoliberal, los movimientos de resistencia contra las hegemonías y contra las tendencias destructivas del medio ambiente.
-José Martí, líder revolucionario. Papel de la ética, el derecho y la política en el siglo XXI. La cultura de hacer política. Superar el divide y vencerás y hacer prevalecer la idea de unir para vencer.
-Identidad, civilización y universalidad, coordenadas por donde pasan las luchas económicas, sociales y políticas del mundo en el siglo XXI.
-Necesidad y afirmación de un equilibrio en las relaciones internacionales basado en la paz, el diálogo y el respeto a la autodeterminación y la soberanía de los pueblos. La democratización del sistema internacional.