Ir a Página de Inicio
 
  SIGNOS DEL ECOAMANECER (Signs of the Ecodawn)

- Pedro di Girólamo - 25/1/02

No nos detendremos en un listado de los serios problemas ambientales que afectan a la especie humana y al resto de los seres vivientes en nuestro planeta, y que acarrean con ellos la amenaza de la posible extinción irreversible de toda forma de vida sobre la Tierra. Cualquier observador atento puede ver señales de ellos en los medios de comunicación masiva actuales, claro que sepultados bajo montañas de trivialidades, sobre las que hay que saber alzarse para no perder la perspectiva de las graves consecuencias presentes y y con seguridad mucho más graves futuras que tal destrucción del medio ambiente natural y social entraña. Nos detendremos sí en una variante del Movimiento Ecologista o Verde Planetario actual que corre a la par de la más conocida y también importante variante de éste que podemos llamar la VARIANTE REACTIVA, aquella que dice ¡NO! y se opone a la destrucción y a la crueldad inadmisible contra las formas de vida humanas y no humanas que se lleva a cabo en la actualidad, y la del ambiente natural del que la misma humanidad depende para su propia sobrevivencia.

Me refiero especialmente a la VARIANTE GENERATIVA, de la que ya podemos decir en nuestros días que ha ideado alternativas (¡Sí; HAY ALTERNATIVAS!) para solucionar todos los problemas que aquejan a la especie humana y dem‡s formas de vida que habitamos este planeta y por las que está haciéndose campaña y poniéndose en práctica en diversas partes del mundo. Con esto estoy diciendo que el Movimiento Ecologista Planetario está maduro, que ya sabe bien a qué y por qué se opone, y sabe también como arreglar las cosas para que la humanidad deje de ser una presencia destructiva sobre el planeta Tierra, para transformarse en una presencia benigna sobre ésta, una que se encamine a restaurar el grave daño a los sistemas naturales que permiten la existencia de la vida sobre nuestro planeta y que se encamine a facilitar el pleno desarrollo natural y armónico de todos los seres vivientes.

Es así que, en lo que sigue, pasaremos revista a una serie de enfoques, ideas, técnicas y tecnologías que varios visionarios y pioneros han postulado y están practicando en varias partes del mundo y que constituyen una nueva manera de entender y estar en el mundo, y que en su conjunto constituyen la VISION ECOLOGICA DEL MUNDO, una que, si vivenciada y practicada en todas sus implicancias, nos permitirá despertar de la pesadilla en que desde hace muchísimo tiempo vive entrampada la humanidad. Sólo falta entenderla, practicarla y difundirla lo más ampliamente que nos sea posible en todos los niveles de la sociedad, mientras aœn nos queda tiempo en la carrera contra la devastación planetaria galopante. No olvidemos que mientras haya vida habrá esperanzas de alcanzar un mundo mejor para la comunidad real que conformamos, segœn nos ha revelado la Ecología, con todos los seres vivientes.

LA TEORIA GAIA

Empecemos con la TEORIA GAIA, nombre que daban los antiguos Griegos a la Madre Tierra y hoy nombre de la más avanzada teoría de cómo funciona la Tierra como un todo. Esta teoría se basa en la demostración fáctica del postulado central de la Ecología que dice que vivimos en un mundo donde todos los seres y cosas están interrelacionados y son interdependientes. Es así que existen pruebas que dicen que las diversas formas de vida que constituyen la biósfera de nuestro planeta interactúan con la química y los procesos físicos de la tierra, la atmósfera y la hidrósfera para mantener las condiciones óptimas que permitan su desenvolvimiento, regulando por ejemplo la cantidad justa de oxígeno contenida en la atmósfera para que puedan respirar los organismos complejos que son los mamíferos como nosotros y para que no se encienda ésta en una llamarada colosal ante la menor chispa que se produzca dentro de ella. Se dice que el 70% del oxígeno presente en la atmósfera proviene del fitoplacton de los mares, y que la radiación ultra violeta que ingresa por las perforaciones en la capa de ozono en ambos polos puede provocar la muerte masiva de éste. Otros dicen que el 80% del oxígeno de la atmósfera lo producen los árboles, así que como sea vaya que va siendo hora de que comencemos una plantación masiva de estos, ecologicamente considerada, si es que no queremos quedarnos, entre otras cosas, sin oxígeno y con un país y un mundo desertificado.

LA AGRICULTURA ECOLOGICA

Pero no sólo oxígeno (y, para que decir, agua pura) necesitamos para vivir, sino también, fundamentalmente, alimento. Por lo cual nos referiremos ahora a la AGRICULTURA ECOLOGICA. Sobra evidencia de los fatídicos efectos de la agricultura moderna prevaleciente (o Agricultura Industrial) sobre la salud de la tierra de cultivo, por los procesos erosivos y de perdida de fertilidad que genera; sobre la contaminación que produce en los cursos de agua y las aguas subterráneas por el deslizamiento hacia ellos de los productos químicos tóxicos que masivamente utiliza; y sobre la salud de los trabajadores de la agricultura que la utilización de estos productos provoca. Como respuesta a esto ha surgido en todas partes del mundo el movimiento de la Agricultura Ecológica, que engloba las técnicas de la agricultura orgánica, que prescinde de productos químicos, y de la Permacultura o Agroforestería, que trabaja con la armonización y potenciamiento recíproco de las variedades vegetales y animales cultivadas. De lo que se trata es de producir una agricultura permanente o sustentable, una que pueda continuar por un tiempo indefinido proporcionando alimento para todos mientras se desarrollan y se enriquecen las potencialidades vitales de la Tierra. No deja de ser interesante que estas técnicas coinciden en gran parte con las formas tradicionales de agricultura de la humanidad y que la actual Agricultura Ecológica ha aprendido mucho de ellas.

ECO-CIUDADES Y ECO-ALDEAS

Continuemos ahora con la alternativa a los fatídicos asentamientos humanos actuales, a las grandes ciudades y los poblados de mediano y pequeño tamaño que hoy constituyen al decir de algunos verdaderos "hoyos negros", succionadores constantes e ilimitados de recursos externos por un extremo y generadores de contaminación y desperdicios monumentales por el otro. Ha surgido ante esto el movimiento planetario por las ECO-CIUDADES y las ECO-ALDEAS, que busca, como uno de sus principios, insertar el uso de recursos y deposición de desechos lineal de los actuales asentamientos humanos dentro de la economía circular de la Naturaleza, donde todo desecho es utilizado como un nuevo recurso para la subsistencia de alguna forma de vida y el mantenimiento de la estabilidad del sistema natural como un todo.

EL BIO-REGIONALISMO

Estos renovados y nuevos asentamientos humanos deben llegar a ser proporcionales a las características y capacidades de carga de las BIO-REGIONES en las cuales se sitúen, regiones geográficas rehabitadas con una óptica ecológica, una que reconoce en el lugar local y regional donde se habita el nicho vital donde se desarrolla nuestra existencia, el que debe ser preservado y enriquecido con nuestros accionares para el mejoramiento del bienestar propio y el de las generaciones futuras. La óptica Bio-regional constituye una apreciaci—n plena y amorosa del lugar donde vivimos, una forma de empezar a salvar y encantar el planeta desde nuestras actividades cotidianas, relacionándonos con nuestros vecinos y nuestro entorno regional como si hubieramos llegado a nuestro hogar luego de un pesaroso viaje, hogar donde nos espera una labor ambicionada y que podemos llevar a cabo con facilidad y agrado, conscientes de que es ahí donde nuestro papel esencial dentro de la comunidad terrestre debe ser realizado para el bien de todos los seres vivientes.

TECNOLOGIAS ALTERNATIVAS Y APROPIADAS

Pero habríamos llegado con nuevas herramientas aptas para ayudarnos en nuestra tarea de salvar y encantar al mundo, entre las cuales mencionaremos, además de la técnicas y enfoque de la agricultura ecológica, las TECNOLOGIAS ALTERNATIVAS y APROPIADAS. Estas son tecnologías que se han desarrollado, se desarrollan o se han redescubierto en el último tiempo, tecnologías que nos permitirían satisfacer todas nuestras necesidades energéticas y realizar nuestras actividades de subsistencia sin contaminar y sin agobiarnos, basadas como están en las energías renovables de nuestra Tierra, como son la energía solar, hídrica, y eólica. Claro que las utilizaríamos en pequeña escala, en sus formas que promueven la descentralización política y física de nuestra sociedad sobre los territorios, no en sus formas concentradas y colosales, que promueven la concentración de los beneficios y el poder político en unos pocos. Y, ¿cómo podemos acelerar la transición desde aquí, un mundo en que vivimos encadenados al sistema industrial y al dinero para satisfacer todas nuestras necesidades elementales mientras involuntariamente contribuímos a la destrucción de la Naturaleza de la cual, insisto, dependemos para nuestra misma sobrevivencia (por ejemplo, sin las plantas no podríamos respirar y alimentarnos), desde aquí a ese mundo que basicamente todos soñamos y la Humanidad ha deseado desde tiempos inmemoriales, un mundo donde todos tengan satisfechas sus necesidades básicas y donde no haya destrucción y sufrimiento innecesario e inadmisible de cualquiera de los seres vivientes?.

ECONOMIA ECOLOGICA

Aquí nos detendremos en el enfoque y las ideas de la ECONOMIA ECOLOGICA, que varios visionarios como E. F. Schumacher, James Robertson, Herman Daly y Paul Ekins han desarrollado en las últimas tres décadas. Ya mencionamos el principio de la necesidad de integrar la Economía Humana con la Economía del resto de la Naturaleza, reciclando el uso de los recursos básicos y no utilizándolos más allá del punto de su natural regeneración, pero ahora mencionaremos dos ideas del economista Inglés ecológico actual James Robertson que cada d’a tienen más adherentes en los países principalmente del Norte:

A) El Ingreso Básico Ciudadano y B) La Reforma Tributaria Radical.

A) El Ingreso Básico Ciudadano (IBC / I-be-cé) El IBC sería un ingreso o renta que recibiría todo ser humano (mujeres y hombres de todas las edades, ricos o pobres) por derecho de existencia. Este serviría como una base monetaria garantizada para pagar la satisfacción de todas las necesidades básicas de los seres humanos (alojamiento, abrigo y comida) en un sistema que continúe con una distribución desigual de los recursos económicos y que se encamine hacia una distribución más igualitaria de éstos. El IBC está basado en el principio esencial de la justicia que dice que la Tierra es un tesoro común a ser tratado con sabiduría para el bienestar de todos sus hijos vivientes. El IBC nos liberaría de la dependencia de empleadores que organicen el necesario trabajo que hacemos para satisfacer las multiples necesidades que requiere nuestra subsistencia (y que actualmente se ocupa en tareas triviales y dañinas para la salud ecológica de la Tierra) y nos permitiría emprender las tareas que nos dicten nuestra mente y corazón dirigidas a satisfacer las necesidades y deseos propios y ajenos conducentes al bienestar de todos los seres vivientes que es en lo que consiste la felicidad verdadera.

B) La Reforma Tributaria Radical Oigo las voces que vociferan que esto es una utopía muy bonita sin asidero real, y que como primera objeción plantean el asunto de su financiamiento. Esto es simple. Se financiaría con una Reforma tributaria que llegue a las raices del asunto de la propiedad sobre los recursos de la Tierra. Más aún, a las raíces de su uso, abuso y destrucción. Pues bien, la cosa es cargar impuestos (Eco-Impuestos) a quienes detentan la propiedad excesiva sobre los recursos de la Tierra (principalmente la propiedad de la tierra), que como hemos visto están aquí para el bienestar de la sociedad como un todo, compensando de este modo al resto de la sociedad por su uso exclusivista y discriminatorio. Claro que dejaríamos amplios espacios para el accionar de los ecosistemas naturales de la biósfera, como ‡reas boscosas y humedales, de cuyo funcionamiento depende nuestra propia sobrevivencia. En el caso de la propiedad de la tierra improductiva necesaria para la producción de alimentos, esto llevaría a que quienes la detentan en exceso deseen deshacerse de ella, pues les acarrearía costos improductivos, y a que una mayor cantidad de personas llegue a ser propietaria de un terreno en el cual pueda dedicarse a realizar tareas, en forma personal, familiar y comunitaria, conducentes a su propio bienestar y subsistencia. En el caso de la contaminación y uso no sustentable de los recursos, el que contamina y destruye paga. La clave aquí es el principio de sustentabilidad, un uso de los recursos que no exceda su capacidad de auto-regeneración.

CONCLUSION APRESURADA MEDITADA

Todas estos sub-movimientos ecologistas, ideas y prácticas apuntan hacia una sociedad libre de las trabas mentales y carencias f’sicas que han agobiado a la humanidad desde tiempos inmemoriales, hacia una sociedad utópica, cuyos lineamientos básicos anteriormente hemos bosquejado, a ser alcanzada en algún momento en el futuro. Claro que, dadas las graves tendencias y realidades presentes, no es una cosa que de por asegurada. Lo que sí tengo claro es que todos y cada uno de nosotros, en nuestras circunstancias, con nuestras carencias y habilidades podemos contribuir cada vez más a que sea más posible este ECOAMANECER por el que, como dijo San Pablo, "la Naturaleza entera clama". (25/1/2)

Mayores detalles pueden encontrarse en mi Eco-revista de colección limitada de 10 números llamada ECOVISION cuyas páginas de Indices pueden visitar en la WEB: http://communities.latam.msn.com/AMIGOSDEECOVISION/revistaecovision.msnw , y que pongo a disposición de los interesados en ahondar estos temas. Pueden ubicarme en el Fono: 09-935 4010, o en el Email: piedro64@hotmail.com

"NO DEBEMOS MERAMENTE ESPERAR QUE LLEGUE LA NUEVA ERA. DEBEMOS CONSTRUIRLA".SIGNOS DEL ECOAMANECER (Signs of the Ecodawn) - Pedro di Girólamo - 25/1/02