Ir a Página de Inicio
 
  La alternativa de Bush a Kioto, basada en medidas voluntarias y estímulos fiscales

AMDPress.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, presentó ayer su alternativa al Protocolo de Kioto, basado en medidas voluntarias y estímulos fiscales a la industria, que según fuentes de la Casa Blanca permitirá reducir un 18% los gases de efecto invernadero. En cuanto a los beneficios fiscales, el Ejecutivo norteamericano anuncia ayudas por valor de 4.600 millones de dólares para adoptar fuentes de energía renovables.

Asimismo, el presupuesto de 2003 contendrá alrededor de 4.500 millones de dólares de créditos para actividades vinculadas al clima, lo que supone un incremento de 700 millones con respecto a 2002. Para el Gobierno estadounidense, el plan propuesto por Bush posee la ventaja de vincular el ritmo de las reducciones de gases de efecto invernadero con el rendimiento de la economía.

Tras conocer el plan, los grupos ecologistas han tildado estas medidas de ser "un regalo de San Valentín a los contaminadores industriales" que financiaron la campaña de Bush, y lamentaron que el Ejecutivo estadounidense apoye la política de polución reclamada por las industrias de energía, "en lugar de tomar medidas diseñadas para proteger nuestra salud".

Greenpeace critica esta opción, puesto que el objetivo propuesto es alcanzar una reducción del 4,5% de la emisión de CO2 de aquí a 2012, una cantidad que está muy lejos del 33% de reducción que propone el tratado de Kioto a EEUU, responsable del 25% de las emisiones globales y, por tanto, el principal emisor de gases contaminantes del planeta.

Para WWF/Adena, la propuesta de EEUU va a ocasionar un 28% de las emisiones para el año 2010. "Se trata de una completa involución respecto de la Administración de Bush-padre, que comprometió a su país en la lucha contra el cambio climático en la Cumbre de Río, hace 10 años", la experta de cambio climático de la organización, Mar Asunción.

Estados Unidos se retiró el año pasado del Protocolo de Kioto, alegando que las consecuencias para la economía del país eran muy severas y que las naciones en desarrollo estaban exentas de limitar sus emisiones de CO2, metano y otros gases de efecto invernadero.

Fuente:www.rebelión.org