Ir a Página de Inicio
 
 

13 de Febrero del 2002

Carlos Taibo retrata la globalización desbocada a través de 100 preguntas

'El neoliberalismo quiere un paraíso fiscal a escala planetaria', afirma El País

El profesor de Ciencias Políticas y especialista en Europa Oriental Carlos Taibo pensó en los estudiantes de secundaria, 'tan maltratados últimamente', y en los simpatizantes de los movimientos de resistencia a la globalización cuando empezó a escribir un libro 'que abarcara los diferentes aspectos del fenómeno desde una perspectiva crítica y divulgativa'. El resultado es Cien preguntas sobre el nuevo desorden (Punto de Lectura), un libro documentado con profusión que retrata la globalización 'como un caballo desbocado'.
'La globalización neoliberal no es más que la radicalización de muchos de los peores elementos del capitalismo anterior, pero con un cariz mucho más especulativo'. El profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid Carlos Taibo (Madrid, 1956) observa con preocupación 'la dramática desaparición de los controles económicos y políticos que está conduciendo a la implantación de un gigantesco paraíso fiscal a escala planetaria'.

Con esta obra, Cien preguntas sobre el nuevo desorden, la editorial Punto de Lectura, hasta ahora especializada en libros de bolsillo, abre su línea de libros en mediano formato.

El panorama que traza Taibo es sombrío y, si fuera necesario resumir, 'la globalización no tiene ningún aspecto positivo. Se habla con esperanza de la revolución de Internet, pero se olvida que dos tercios de la población mundial ni siquiera ha hablado nunca por teléfono'.

Carlos Taibo opina que el movimiento de respuesta preocupa a los ricos y poderosos. 'Están surgiendo propuestas imaginativas que alcanzan a la gente normal y que se alejan de los caminos agotados por el leninismo y la socialdemocracia. La reacción del sistema, como pudo verse en Génova, es cada vez más violenta'.

Taibo afirma, por el contrario, que durante los años noventa se depositó una esperanza excesiva en las organizaciones no gubernamentales: 'La mayoría dependen de fondos públicos -lo que desmiente su condición de no gubernamenta'-, han dilapidado sus recursos y cada vez están más burocratizadas'.
Tampoco tiene sentido confiar en que los organismos internacionales cambien el curso de la globalización: 'Las Naciones Unidas son inoperantes y las recientes declaraciones de algunos dirigentes del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional son operaciones publicitarias desarrolladas de cara a la galería'